EL AÑO DE TUQU: POR UN PUESTO EN FMS 2019

Cuatro subcampeonatos y una medalla de oro nacional convirtieron este año a Tuqu en uno de los referentes del freestyle argentino.

Por: Rocío Caro Pacello

Luego de la partida de El Quinto Escalón y con el crecimiento exponencial del trap de la mano de figuras del freestyle, el 2018 planteaba tácitamente una incógnita en el panorama argentino. ¿Qué caras continuarían en el movimiento y quiénes se alejarían de él? Este interrogante se vio además atravesado por la llegada de la Freestyle Master Series (FMS) al país austral. El arribo de la liga de élite no solamente generaba expectativas acerca de quiénes serían los 10 MC’s seleccionados. Sino de también de quiénes estarían dispuestos a pelear por un lugar en la competencia, y para ello, presentarse a todo evento que le concediera puntos para escalar en el ranking.

En este contexto, algunos nombres ya conocidos en la escena cobraron una relevancia tal, que los llevó a ser de los freestylers más importantes del país. Ese es el caso de Tuqu, que incluso sin haber participado de la nacional de Red Bull Batalla de los Gallos (BDLG), ni de la FMS, no dejó de dar de qué hablar en ningún momento del año. El MC de Morón llegó a la  final de todos los campeonatos nacionales a los que accedió. Obtuvo la medalla de plata en cuatro de ellas y culminó este camino con el primer puesto en Gold Battle.

De punta a punta, si algo define el 2018 de Tuqu es la perseverancia. 

Luego de un tomarse un tiempo alejado del freestyle en 2017 por el fallecimiento de su padre y la parálisis facial que sufrió, Tuqu volvió renovado. Con sed de victoria para poder clasificar a El Quinto Escalón: El Final, se dio cuenta de que si, a pesar de los 20 kilos de más, la consecuente falta de aire y la mitad de la cara paralizada, podía ganar batallas, era un “mambo” suyo, según contó en el programa de radio Damn. Fue este el cambio de mentalidad que lo llevó a plantarse en 2018 con el objetivo de ser un verdadero campeón.

Los primeros meses del año estuvieron marcados por competencias 2 vs 2, junto a su fiel compañero Nacho. La dupla, ya clásica del freestyle argentino actual, quedó en segundo lugar de la final nacional de A Cara de Perro Zoo (ACDP) 2 vs 2, a la que clasificaron por ganar la regional de Buenos Aires. No pudieron contra MP y Jalo. Unas semanas más tarde, en abril, se presentaron en el repechaje nacional de la Copa Camet, donde cayeron en semifinales ante Cacha y Dozer.

Abril trajo consigo una derrota aún más dura para Tuqu: octavos de final de la regional bonaerense de Red Bull BDLG frente a Crow. Esto lo dejo instantáneamente fuera de la competencia más prestigiosa y de la mayor oportunidad de sumar puntos para el ascenso a la FMS. El dicho dice que “un tropezón no es caída” y Tuqu no tardó en reponerse. En junio se llevó el segundo puesto en la final nacional de Supremacía MC. Y aunque no consiguió el pasaje para representar a Argentina en Perú, abrió una gran racha llena de importantes logros.

Luego de Supremacía MC, alcanzó la segunda posición en la tabla de ascenso a la FMS, que indefectiblemente perdería pasada la Batalla de los Gallos. Sin embargo, mientras se mantuvo en el podio, tuvo la posibilidad de medirse en el exigente formato que caracteriza a la liga junto a Nacho, que estaba primero en el ranking. Ambos dejaron en claro lo bien ganados que estaban esos lugares el 8 de julio en la tercera jornada, que se llevó a cabo en Buenos Aires.

Los meses siguientes marcaron un periodo sin nacionales en Argentina, excepto por la Red Bull BDLG, en la que Tuqu no participó. Pero el MC de la Pintas Crew mantuvo los ojos del panorama en él con un gran desempeño en Misión Hip Hop El Campeonato. Se convirtió en uno de los protagonistas al ganar numerosas jornadas. Incluso se coronó campeón del torneo en plaza antes de la última fecha, sacando una diferencia significativa con respecto a los puestos siguientes.

Así fue como clasificó a la final de Misión Hip Hop, que abrió una intensa semana de  octubre, con tres nacionales junto a Gold Battle y Batalla de Maestros (BDM) en Mendoza. Varios nombres se repetían en las tres competencias, como el de Nacho y Tiago. Pero ninguno fue tan prolífico como Tuqu, que obtuvo dos medallas de plata y una de oro en Gold Battle, además del pasaje a España para representar a Argentina. En menos de siete días, sumó 32.500 puntos para el ascenso a la FMS, y pasó del décimo tercer puesto (al que había quedado relegado luego de la Red Bull) al cuarto.

La esperanza de ver a Tuqu compitiendo en la FMS se mantiene gracias a la ACDP (1 vs 1), la única competencia grande que faltaría realizarse previo al inicio de la segunda temporada. Pero aún si no accediera a la competencia organizada por Urban Roosters, nada puede quitarle a Tuqu todos los enormes logros de este 2018. En tan solo unos meses, pasó de ser una más de las caras conocidas de la escena, a que el mismísimo público lo reclame en la liga de élite o todavía más, como representante argentino a nivel internacional. Es decir, un verdadero referente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.