RED BULL ESPAÑA: LA NACIONAL EN 7 MOMENTOS

El sábado tuvo lugar en Madrid la última final nacional de la temporada de Red Bull. El puesto número dieciséis de la internacional de Argentina se cubrió con la incorporación de Bnet, quien dio la máxima sorpresa de la noche y se coronó en el Wizink Center. Los participantes dieron un gran nivel, pero cabe destacar algunos momentos clave de la jornada que permiten entender por qué esta ha sido una de las mejores ediciones. 

Por: Andrea Nicolás

Errecé VS Blon: sexta caída consecutiva del favorito.

En orden cronológico, podríamos remarcar tres momentos de un impacto brutal en la primera ronda. Por un lado, la caída de Blon en primera ronda. El catalán, que partía como máximo aspirante al trono, no consiguió deshacerse del título de “rey sin corona”. Muchas personas relacionadas con el ambiente de las batallas aseguran que un favorito siempre cae en octavos, bien sea porque se enfrentan dos de los mas fuertes, bien sea por la presión y la carga. En este caso, se repitió uno de los duelos de titanes clásicos.

Errecé, que partía también como favorito, pero en un rango menor que Blon, dio un papel más que excelente dejando un poco de lado su flow característico y atacando con punchline directo, con humor y agresividad. Aunque Blon dejó lo mejor de sí en el escenario, no fue suficiente para convencer al jurado, que pidió una réplica y, finalmente, cedió la batalla al valenciano.

La cara de tristeza, decepción y reflexión que enfocaban las cámaras de Blon, sentado junto al resto de participantes, cabizbajo, planteó muchas dudas entre el público. ¿Volverá a intentarlo? ¿Se le verá el año que viene en Red Bull de nuevo, sabiendo que ahora tiene que plantar cara en la fase regional? ¿Ha acabado una etapa para Blon, después de seis finales nacionales consecutivas?

Botta: el minuto contra la censura.

Otro de los momentos que dejó la ronda de octavos fue el minuto de Botta sobre la censura en el freestyle. La ya famosa frase de Zasko Máster acerca de las violaciones, que rimó en la regional de Red Bull en Valencia, despertó un gran revuelo en las redes y los medios. La polémica sobre los límites de la improvisación hizo recordar a rimas como la de Arkano en la internacional de Chile 2015 sobre el desastre de las Torres Gemelas. 

Después del traspiés en el que se vio envuelta la organización, que eliminó el vídeo de Youtube y lo volvió a subir con ese fragmento recortado, quizá ayudó a plantear el formato de octavos, en el que cada gallo improvisó acerca de una temática social. El ganador de la Última Oportunidad hizo gala de la libertad de expresión con rimas como “Yo he venido aquí a insultar freestylers, no me habían dicho que tenía que educar a nadie”.

El minuto de temática social de Botta fue sin duda uno de los que más controversia podría despertar.

Zasko Máster VS Force: duelo de favoritos.

El último instante que se puede destacar de la ronda de octavos, aunque sin duda podrían enumerarse muchos, fue la batalla de Zasko Máster contra Force. Dos de los favoritos se enfrentaron también en primera ronda, y, sin duda, fue duro para el público despedir al alicantino tan pronto. Muchos afirmaban que uno de los reyes de las métricas es de los más imprevisibles en Red Bull. Depende del día que tenga, puede incendiar el escenario o caer en primera. Lo curioso del pasado sábado fue que hizo ambas cosas.

Con un minuto muy emotivo, lleno de métricas, skills y buenas frases, habló de la música, y lo que está significaba para él. Force, por su parte, hizo un muy buen minuto sobre el bullying, algo que ha sentido en su propia piel. En la vuelta, el gallego también aprovechó para rimar acerca de la temática de su oponente, y Zasko trajo el tema del acoso a las redes y los haters, algo que también ha vivido muy de cerca en la última época. Con su rima “1 500 retweets no te dan la razón”, dio un colofón espectacular para su gran minuto.

Al público le gustó mucho el nivel de Zasko Máster, y algunos se atrevieron a vaticinar una réplica, pero el jurado tuvo claro que la batalla era de Force. El gallego había dado un papel espectacular también, entrado en la agresividad, la puesta en escena y la conexión con el público, especialmente en un tema tan emotivo e importante para él como el bullying.

Walls VS BTA: la batalla de la noche.

En la siguiente ronda, la batalla que abrió los cuartos de final fue una de las más espectaculares de la noche, por no decir la mejor. Walls y BTA venían de enfrentarse primero en la regional de Red Bull de Barcelona, en la que la batalla, muy ajustada, se decantó para Walls. Después, habían batallado en la FMS de Murcia, en casa de Walls, y la balanza se tornó para BTA tras una réplica. El desempate se dio en la final nacional de Red Bull, en un duelo que derrochó rimas, flow,  ingenio, skills, doble tempo, puesta en escena y agresividad por todo el Palacio de los Deportes. Además, uno de los detalles claves para que esta batalla fuera tan épica fue el primer minuto de cada MC sobre una base con un violín en directo.

Si las instrumentales de DJ Verse ya suelen desatar la faceta más bestia de cada gallo, un instrumento sonando en todo el Wizink Center fue la máxima locura. Tanto el murciano como el malagueño lo dejaron todo en el escenario, y, tras dos réplicas, algo para nada usual en el formato de Red Bull, fue Walls quien pasó a semifinales. Aún así, BTA dio una de las mejores batallas de la noche y dejó el listón muy alto, dejando claro que su nivel es más que digno de representar en una internacional.

Walls VS Tirpa: las promesas se cumplen.

Si se ha citado la batalla más espectacular, cabe señalar también la más emotiva. La lucha por el tercer y cuarto puesto suele ser el duelo que nadie quiere librar, el menos interesante, y el público desea que acabe cuanto antes para que llegue ya la final. Sin embargo, esta edición de Red Bull tuvo una batalla por el tercer puesto brutal entre Walls y Tirpa. La sorpresa de 2017 y la de 2018 se enfrentaron para hacerse con un hueco en la final nacional de 2019, y fue el murciano quien lo logró.

En la primera ronda, ambos tuvieron que defender a su favorito para la final. Comenzó Walls, quien fue incapaz de decidir y dedicó sus mejores rimas tanto a Force como a Bnet. Al gallego le instó a ganar “por los haters que tenía hace dos años”, y al madrileño le dejó mucho sentimiento: “has comido en mi casa, te quiero más que a mí”.

Tirpa hizo un tanto de lo mismo, dejando claro que la unión entre los freestylers es cada vez más tangible, y les pidió que se “trajeran a casa lo que le robaron a Chuty”. Pero lo verdaderamente interesante de la batalla no fue solo esto, que en sí hizo al público presenciar dos de los enormes minutos de la noche, sino la siguiente ronda. En un formato 4x4, Walls habló de la “piña inigualable” que habían hecho esos días los dieciséis gallos, y Tirpa aclaró que “las promesas sí se cumplen”, refiriéndose a los cuatro gallos que lucharon en las semifinales, todos de la nueva generación, muy “bien representada”, como apuntó el murciano.

El joven podio de la nacional: Walls (3°), Bnet (1°) y Force (2°) 

Pero, sin duda, el momento más emocionante de la noche fueron los dos últimos patrones de ambos. “Gracias a mis padres, por secarme las lágrimas y limpiarme la sangre”, dedicó Walls, y “siempre estarás orgullosa, madre”, agradeció Tirpa. Dos rimas que dejaron con el vello de punta al público y que demuestran que las batallas no son solo insultos y sangre, sino también improvisar acerca de los ideales que uno defiende, agradecer y hacer gala de la buena relación entre los gallos.

Bnet: la sorpresa de la noche.

Bnet dio la mayor sorpresa de la noche, y el sexto momento del evento va dedicado a él y al Big bang que lleva dentro. Siguió a la perfección el formato que propuso Red Bull, en un minuto en el que su contrincante le planteaba las dos primeras barras del patrón y él debía acabarlas, continuando la terminación del otro. Las últimas barras están muy centradas en el punchline contundente y la agresividad, algo de lo que Force pudo presumir en su primer minuto. 

Bnet, por otro lado, está acostumbrado a las estructuras y el ingenio, a dejar la mente en blanco para improvisar, algo difícil si solo dispone de dos barras. Por ello, quizá se pudo pensar que no iba a ser capaz de desenvolverse con éxito en esa ronda. Sin embargo, sorprendió como hasta el momento había hecho y clavó un patón tras otro con su puesta en escena particular, fiel a su estilo pero contundente. Después de un minuto perfecto siguiendo con un nivel espectacular a Force, le puso la guinda al pastel con una de las mejores frases de la noche, si no la mejor: “llevo el Big bang dentro”. Esta rima, cargada de agresividad y actitud, hizo enloquecer al Wizink Center y muy probablemente ayudaría a decantar la batalla.

La coronación.

Por último, lo más importante. El momento más bonito, esperado y anhelado de la noche: la coronación del campeón. Queen Mary sostenía las manos de Force a su izquierda, de Bnet a su derecha, y ambos miraban al infinito sin saber qué iba a pasar. La audiencia, los gallos y el público desde casa, esperaban expectantes. Miles de voces coreaban el nombre de uno y de otro, los jueces comentaban los últimos detalles.

Y, por fin, Mbaka gritó el nombre de Bnet, y Queen Mary levantó el brazo de un jóven inconsciente de lo que había ocurrido. Campeón de la Red Bull Batalla de los Gallos España 2018, acompañante de Arkano en la internacional de Argentina. El Wizink terminó de enloquecer, los compañeros de escenario se abalanzaron sobre Bnet y DJ Verse puso el colofón con la base más esperada de toda la noche.

Bnet, la sorpresa de la noche. El ejemplo de superación, que entró como reserva y salió como campeón. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.