CHUTY VS YENKY ONE: EL ANÁLISIS

A estas alturas nadie duda que Chuty vs Yenky One es, y será, uno de los enfrentamientos más polémicos de la historia de Red Bull. El veredicto del jurado propició un espectáculo en redes, pero es necesario analizar punto por punto todo lo ocurrido en México.

Explicaba Juan Ortelli en Twitter que la decisión del jurado a favor del flow caribeño “me recordó a la prehistoria de esto”. Yenky One tiene una forma de fluir natural en muchos de los representantes de la República Dominicana. El mismo Melvin demostró ante Wos que también la tiene, y pese a ser algo que haya que tomarse en cuenta en la decisión, el jurado de una final internacional debería saber de antemano detalles como este.

Así pues, quedan rebatidas las declaraciones de Danger y Eptos Uno acerca del flow de Yenky One. Si Juan SNK, Kodigo o el Dani español no han ganado una Red Bull pese a su fluidez y puesta en escena, ese criterio no es válido para una internacional. También es importante remarcar que la connexión con el público, pese a ser muy importante, no determina el contenido de las rimas, que es lo que se debería valorar en la batalla. Skone y Arkano nunca no “conectaron” con Perú y Chile, pero el jurado allí presente consiguió no tener eso en cuenta.

Pero para valorar una batalla es imprescindible fijarse en cada round. El primero es un escándalo de Chuty. Rima a rima hace uno de los mejores minutos de la internacional, usando ambos conceptos y llevando su ingenio hasta la granja Amish en la que finaliza un recital de freestyle. Dtoke explica en su análisis de la batalla que los conceptos de Chuty y su desarrollo va mucho más allá de lo que normalmente vemos. Es capaz de conectar palabras sacadas de la imagen que ni el propio jurado ha visto en directo. En cambio Yenky tarda 3 patrones en hacer una frase en la que la temática tenga valor (decir espacio está bien, pero no basta), y cierra el minuto con un punchline sobre Jony B. Pese a que sus rimas son buenas, no alcanzan a las de Chuty. Son más básicas, con menos ingenio o skills, y faltan los conceptos que Red Bull da a los participantes para juzgar su actuación.

La actitud y el flow de Yenky le bastaron para tumbar en México a uno de los dos grandes favoritos. Foto por: Andres Ruiz.

Es cierto que en el segundo minuto cambian las cosas. Si todo hubiera seguido así, podría haber sido uno de los recitales más espectaculares de la noche, y el punto de partida de un inmenso Chuty. Pero Yenky empieza con dos punchlines increíbles sobre el cine, en especial el de Papa Dog vs Eminem. Lástima que como remarca Batalla de Agallas en su análisis profundo sobre el enfrentamiento, este juego de palabras se lo lanzó a Skone antes de la internacional.

El resto del minuto sigue el esquema anterior, y es que las rimas con tumbar y cama demuestran que no hay desarrollo del concepto. Simplemente rima “criminal” y “no me vas a tumbar”, o “hay un Yenky One debajo de tu cama”. A todo esto, Residente observa al fondo, moviendo la cabeza al ritmo del dominicano. Es extraño que un rapero que dice apreciar la lírica, que busca rimas consonantes y se deja la piel en ello, vote a favor de alguien que suena bien encima de la base, pero olvida que la rima es importante. Y sí, es cierto que ha valorado las rimas de forma distinta a lo esperado, de hecho en algunas ocasiones tuvo que tomar inspiración de Dtoke. 

Chuty pierde mucho fuelle en el segundo minuto, cierto, pero sigue estando por encima. No deja la temática aparte, tan solo una última rima que es una respuesta. Está por debajo de su primera intervención, pero no tanto como para perder una batalla en la que no dejó escapar un solo round. El problema es que en esos 60 segundos el madrileño apostó por conceptos menos “raperos”, por tirar menos sangre directa y obviar la facilidad del “y tú más” o de las rimas recicladas. Básicamente, optó por hacer lo que el freestyle viene pidiendo y haciendo desde hace años, dejar los conceptos básicos a un lado para improvisar algo inteligente.

Yenky acabó cayendo en semifinales ante Wos, y Arkano eliminó sus posibilidades de repetir internacional en el tercer y cuarto puesto.

Miren a Dani de Argentina, o a Replik, o a la generación del Quinto Escalón entera. Klan es el único que sigue tirando rimas tan básicas. ¿Por qué en la final internacional de Red Bull no se tiene en cuenta la evolución del freestyle y sí se valoran las rimas que ya se habían escuchado hace 10 años? Pues porqué la mayoría de los que vota batallaba hace 10 años. Y no todos, ya que Residente no ha participado en ningún evento de gallos hasta su aparición en México.

Es interesante, al margen de la batalla, ver la reacción de Eptos Uno a la derrota de Yenky frente Arkano. Se queja de algo, parece haber visto una batalla diferente a sus cuatro compañeros. Como también vio un resultado que ochenta y nueve mil no comparten en el vídeo de Youtube. No es difícil de entender porqué sus declaraciones sobre el flow y la actitud del dominicano no han convencido a demasiada gente, más allá de los comentaristas del post de la internacional.

Yenky One no tiene la culpa del resultado. Salió a comerse el escenario, y es que eso es lo que tenía que hacer, enfrentarse a Chuty para intentar ganarle. Pero no lo hizo. Ni sus rimas, ni su flow, ni su punch, ni su actitud son válidos para dar ese veredicto. Y es evidente que tampoco fue el mejor día del madrileño, al que todavía le falta por mejorar, sobretodo en el contenido de sus rimas previas al punchline. Pero esto no trata de los MC’s. ¿Por qué si la FMS ha inventado un sistema de puntos Red Bull sigue anclado en jurados que votan, según parece, teniendo en cuenta un solo round de la batalla? Puede ser que sea por el espectáculo, por la polémica o por las visitas que todo esto conlleva, pero el mundo de las batallas está avanzando. Urban Roosters ya ha dado su paso al frente. Ahora le toca a Red Bull.

1 thought on “CHUTY VS YENKY ONE: EL ANÁLISIS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.