BACK TO #1: LA PRIMERA FMS

Un 4 de marzo, pero de 2018, Chuty cerró su primer temporada de FMS con el anillo en su dedo. Aún sin liga en Chile, México o incluso Argentina, el de Madrid se apropió del formato. Se cumple un año del campeonato invicto, algo que pocos podrán contarlo. 

Por: @David_ca99

La profesionalización del freestyle estaba en boca de todos. Tras la proliferación de competencias nacionales e internacionales por todo el mundo, todos hablaban de batallas de rap. El primer culpable fue Red Bull, popularizó a más no poder los enfrentamientos y consiguió viralizar las batallas. 

Como con todo, cuando algo se vuelve viral, muchos comienzan a tener ideas. Aparecieron ligas y competencias en muchos países. Algunas sólo tuvieron lugar otra vez, pero otras acabaron consolidándose. Aquellas que ya estaban en funcionamiento fueron impulsadas por la viralidad de las batallas de gallos: el nivel de los raperos crecía a pasos agigantados y se empezó a hablar de una disciplina profesional.

Gallos como Zasko han dejado claro que el freestyle va por días: a pesar de que hay unos rappers con más tablas y experiencia, si se juntan los factores necesarios, cualquier underdog les puede derrotar. Entonces, ¿cómo valorar la regularidad de los freestylers? Al fin y al cabo, si un competidor viene motivado a más no poder y tiene su día, puede coronarse como campeón mundial sin ser regular.

Así nació la Freestyle Master Series, en España. Urban Roosters revolucionó el mundillo del freestyle con la primera liga: ¿cómo sería? ¿Quiénes participarían? ¿Cómo se valoraría? Todo eran preguntas, y pronto se resolvieron. De entre los mejores gallos de España, se escogieron diez para competir entre ellos durante nueve jornadas por el título de campeón de liga.

El paso hacia la profesionalización del freestyle que dio Urban Roosters fue gigante. Ahora, los gallos podrán tener un “sueldo” (se ha de pagar cada evento a lo largo de una temporada), una exigencia de nivel y una regularidad obligada. Si no se es regular y se mantiene el nivel, se descenderá de la liga y habrá que volver a pelear por subir.

Los gallos no tardaron en adaptarse al formato. En un principio, sonó raro: batallas de alrededor de 30 minutos con varias pruebas de temáticas, con los esperados minutos finales a sangre y 4x4. Poco a poco, el sistema fue implantándose hasta el día de hoy, en el que todos aceptan y disfrutan el formato y las FMSs han conquistado otros países de habla hispana.

Un ejemplo de lo rápido que los mc’s se adaptaron al sistema es una batalla de la primera jornada de la primera temporada: donde empezó todo. Chuty se enfrentó a Errecé y la batalla tuvo que resolverse por réplica. Fue la primera y única vez en la que el madrileño no ganaría directamente un enfrentamiento de liga. El nivel de ambos rappers y cómo Errecé plantó cara a Chuty dejaron claro que la FMS traería mucho de lo que hablar.

El protagonista de la primera temporada de liga fue Chuty. El madrileño se fue como campeón invicto de la liga dos jornadas antes de que ésta acabara, dejando claro su dominio en España. De hecho, hace poco, volvió a coronarse campeón de liga. El rapero de entre vías nos mostró a todos que se pueden hacer cosas muy grandes en el formato que creó Urban Roosters.

Tras la primera temporada, todo vino rodado: los raperos ya estaban adaptados al sistema, la FMS se viralizó, los eventos fueron un éxito, se crearon ligas en otros países. Urban Roosters sentó las bases de la profesionalización del freestyle, que hoy está a punto de ser una realidad en cuanto veamos ligas en varios países, e incluso una internacional. Todo comenzó con la FMS España; lo demás es historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.